arquitecto

“Si crees que es caro contratar a un profesional para que haga el trabajo, espera a contratar a un aficionado”, Paul Neal “Red” Adair

Es una pregunta que nos gustaría responder en este post. ¿Para que servimos los arquitectos? y ¿como podemos ayudarte?. Por lo general y en nuestra experiencia a través de los años hemos descubierto que los pequeños promotores o autopromotores (cliente que quiere construirse su casa) no tienen muy claro para que servimos o porque están obligados a contratarnos para una obra que en principio ven de poca entidad.

En España existe el pensamiento generalizado de que los arquitectos son unos técnicos caros, que solo sirven para desarrollar proyectos de grandes edificaciones. La población suele evitar contratarnos por una creencia social que parte del desconocimiento de nuestra profesión.

Por eso hoy queremos explicar que hacemos, como lo hacemos y porque podemos ser de gran ayuda a la hora de desarrollar el proyecto de tu edificio, y para simplificar todos los casos, pongamos que escribimos para el futuro propietario de una vivienda que está por construir.

Hay dos extremos a la hora de llegar a un arquitecto:

1. No tengo más remedio que contratar a un arquitecto y un aparejador para que me firmen los papeles. Ya en la obra me las apaño yo solo, por lo que cuanto menos les pague mejor.

2. Quiero tener un arquitecto que haga una casa singular, a poder ser famoso, y a ver si conseguimos que salga publicada en la revista AD.

Así como el segundo caso es extraño y un tanto idílico, el primero sin duda representa a un cliente muy espabilado a parte de inconsciente. La ignorancia es muy osada y es algo que nosotros no lo podemos cambiar, lo nuestro es al fin y al cabo una cuestión de confianza.

Si te ayuda a confiar a continuación dejo cuatro puntos esenciales que debes tener en cuenta cuando contratas a un equipo técnico (arquitecto y aparejador) para que realicen y dirijan el proyecto de tu vivienda

Lo que cabe esperar de un buen equipo técnico:

1. Asesoramiento experimentado acerca de los pasos a seguir y los costes estimados. Nos aconsejaran en cuanto a precios, tiempos, trámites, etc.

2. Un diseño adaptado a tus necesidades y a la normativa de obligado cumplimiento, en el que debes valorar esas pequeñas-grandes ideas que mejorarán tu futura casa. Un buen diseño hace que una vivienda funcione mejor en todos los sentidos: relaciones entre estancias, ahorro energético, durabilidad de los materiales etc.

3. Un documento (proyecto) que respalda ese diseño. Definirá exactamente que es lo que queremos y servirá para que las constructoras puedan cuantificarlo en igualdad de condiciones. En el proyecto está todo y nadie puede decirnos lo contrario, por eso es de gran ayuda para cercar los gastos imprevistos y aumentos de presupuesto injustificados. Este post puede ser de utilidad si quieres ampliar información sobre los proyectos: Las 5 fases de un proyecto de arquitectura.

4. Control sobre la obra, la calidad de los materiales y las partidas ejecutadas. Debes pagar solo por lo realmente ejecutado con respecto a proyecto y estos técnicos están para cuantificarlo.

Esto es lo mínimo que cabe esperar de los técnicos y conviene dejarlo muy claro con ellos antes de firmar cualquier contrato, ya que como en todas las profesiones puedes encontrar al inconsciente de turno, normalmente muy amigo del cliente tipo 1 (entre los dos perderán dinero y tan contentos).

Desaconsejables son los siguientes casos:

1. Arquitectos extremadamente baratos –> recuerda la frase “If you pay peanuts you get monkeys” (si pagas cacahuetes obtienes monos).

2. Arquitectos que vienen de la mano de una constructora –> son juez y parte. Cuanto más gane la constructora mejor, luego piensa cuanto interés tiene en controlar el gasto.

3. Arquitectos recomendados en general por alguien que pueda terminar siendo un comisionista. No te recomiendan un buen arquitecto, te recomiendan un buen negocio para ellos.

En este punto puedo asegurarte que un equipo técnico competente puede ahorrarte dinero en la construcción ya que ellos no cobran un porcentaje del precio final de la obra sino unos honorarios previamente acordados. Y por supuesto, en igualdad de condiciones, una obra sin técnicos tiene muchas opciones de resultar más cara además de mucho menos fiable a la larga.

Si quieres seguir informándote puedes echarle un vistazo a este otro post: ¿Cuanto cuesta construir una casa?, en el que desglosamos todos los gastos.