Reforma vivienda sostenible
Si estás dispuesto a reformar tu vivienda para conseguir una casa sostenible estás en el mejor lugar. Aquí te contamos qué puedes hacer para lograr este propósito y comenzar a ahorrar en tus facturas. Pero, en primer lugar, ¿sabes qué es una vivienda sostenible? Se trata de una construcción que utiliza materiales que respetan el medioambiente y se diseña teniendo en cuenta el clima del espacio donde se ubica. Es reseñable que el sector de la construcción es uno de los que más contamina, puesto que requiere de muchos recursos naturales y energía.

Ya te hemos dado los primeros apuntes que podríamos encontrar en el decálogo de ‘La casa sostenible perfecta’. No obstante, te contaremos más en posteriores apartados.

La sostenibilidad también está en la factura eléctrica

No es posible hacer avances en materia de sostenibilidad si conservamos la misma tarifa eléctrica. Puede ser que al trasladarnos a esta nueva vivienda donde queremos hacer reformas también debamos dar de alta la luz, porque los anteriores propietarios decidieron dar de baja este suministro. Por desgracia, no es un trámite que se pueda hacer de un día para otro, si te preguntas cuánto tardan en dar de alta la luz debes contar con que serán como mínimo 5 días laborales. Por otro lado, en cuanto al precio de dar de alta la luz, tampoco podemos señalar un importe exacto, porque depende de las características de cada suministro, pero superará los 200 euros.

No obstante, una reforma también puede ser el momento ideal para darle más importancia al precio de la luz. Utilizando un comparador de tarifas podremos encontrar una modalidad que nos ayude a ahorrar en nuestra tarifa de la luz. Pero hay que estar muy atento a si nos influye la subida o bajada del precio de la luz para no llevarnos grandes sustos.

Siguientes pasos para la sostenibilidad

En este apartado retomamos los pasos que hay que seguir para lograr una vivienda sostenible, lo cual nos hará ahorrar en nuestras facturas de luz y gas y no solo eso, sino que evitaremos la emisión de gases a la atmósfera. Aquí van unas cuantas reformas en esta misma línea:

Aislamiento: el aislamiento se puede aplicar en numerosos lugares de la casa tanto muros como techos o suelos. Es una alternativa muy útil a la hora de evitar las fugas de calor y frío que sufra la vivienda.
Energías renovables: para lograr una casa 100% sostenible sería recomendable colocar alguna instalación para el autoconsumo. Por ejemplo, si se trata de un unifamiliar se puede instalar un panel fotovoltaico que recoge la energía solar y abastecer a la vivienda con esta.
Orientación: es importante tener en cuenta la ubicación de la vivienda y distribuir, en la medida de lo posible, las estancias atendiendo a las horas de luz natural que tienen.
Otros aspectos… no se concibe una casa sostenible con electrodomésticos que no propician la eficiencia energética. Puedes comprobar su etiquetado, informate aquí, y encontrar aquellos que menos consuman haciendo el mismo trabajo. Asimismo, contar con luces LED reducirá el consumo energético notablemente.